header-photo

Picos de Europa

Quién no ha estado en Picos de Europa. Su abrupta morfología caliza a nadie deja indiferente. Los valles se alternan entre cerros y picos que surgen de los abismos y mueren al pie de espectaculares desfiladeros convertidos en arterias viarias de comunicación.

Tampoco ellos se han librado. Esta es la historia de un secuestro.

En 1994 se aprueba el PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales) de los Picos de Europa que en su punto 5.2 dice:

5.2 Limitaciones específicas.

En la zona propuesta como Parque Nacional de los Picos de Europa, que amplía la superficie del actual Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, serán de aplicación las siguientes limitaciones:
•No se podrán introducir en el medio natural, ni favorecer su introducción, especies de la flora y fauna silvestre alóctonas como medida de conservación de los recursos genéticos.
•Sólo se podrán verter escombros en aquellos lugares establecidos al efecto por la Administración del Parque.
Se regulará la práctica del barranquismo, y cualquier otro deporte que entrañe riesgos de afección a especies catalogadas, tanto a nivel estatal como autonómico, y en función del lugar y la época.
•La práctica de la espeleología requerirá autorización de la administración responsable del Parque Nacional.
•...

http://www.barranquismo.net/paginas/reglamentos/cantabria/porn_picos.pdf

Hasta aquí bien puesto que habla de regular (no prohibir) en función del lugar y la época, es decir, restricciones temporales y geográficamente localizadas.

Al año siguiente, la LEY 16/1995, de 30 de mayo declarara el Parque Nacional de Picos de Europa que en su punto 5 dice:

Artículo 5. Utilidad pública.

1.Se declara, a todos los efectos, la utilidad pública e interés social de los bienes y derechos incluidos en el Parque. En el caso de que, fruto del preceptivo expediente, se estableciese la prevalencia de otra actividad igualmente declarada de utilidad pública, ésta y la utilización de las servidumbres o limitaciones a que pudiera dar lugar se desarrollarán bajo medidas correctoras que minimicen los impactos potenciales sobre el Parque, sus recursos naturales y los usuarios de ambos.

http://www.barranquismo.net/paginas/reglamentos/cantabria/picos_creacion.pdf

Lo cual sigue siendo coherente y afirma lo que todos ya sabemos y es que el patrimonio natural del Parque es de interés social. En ningún caso se habla de prohibir…

Pero con el PRUG hemos topado.

REAL DECRETO 384/2002, de 26 de abril, por el que se aprueba el Plan Rector de uso y gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa.

6.Para la ordenación de la actividad de los visitantes en el parque nacional.

d) Las actividades deportivas, tales como el descenso de cañones, «hidrospeed», canoa, «rafting», y demás deportes extremos se consideran incompatibles con los objetivos de conservación del parque nacional y, salvo excepción debidamente justificada, están prohibidas.

http://www.barranquismo.net/paginas/reglamentos/cantabria/prug_picos_europa.pdf

Extremo (RAE)

(Del lat. extrēmus).
1. adj. último.
2. adj. Dicho de una cosa: Que está en su grado más intenso, elevado o activo. Frío, calor extremo.
3. adj. Excesivo, sumo, exagerado.
4. adj. distante (‖ apartado).
5. adj. desemejante.
6. m. Parte primera o última de algo, principio o fin de ello.
7. m. asunto (‖ materia de que se trata).
8. m. Punto último a que puede llegar algo.
9. m. Esmero sumo en una operación.
10. m. Invernadero de los ganados trashumantes, y pastos en que pacen en el invierno.
11. m. En el fútbol y otros deportes, miembro de la delantera que, en la alineación del equipo, se sitúa más próximo a las bandas derecha o izquierda del campo.
12. m. Mat. Término primero o último de una proporción.
13. m. desus. padre nuestro (‖ cuenta del rosario más gruesa que las demás).
14. m. pl. Manifestaciones exageradas y vehementes de un afecto del ánimo, como alegría, dolor, etc. Hacer extremos.

Decidme alguno a qué se refieren exáctamente cuando utilizan este término.

Aquí vemos varias cosas.

Por un lado que se nos vuelve a meter en el saco de los deportes acuáticos, cuando no es así. Como ya he defendido en otras ocasiones, no todos los barrancos llevan agua ni los que llevan están amenazados.

Por otro lado, es vergonzoso el auténtico desconocimiento de los gestores acerca de nuestra disciplina. Decir que el barranquismo es un deporte extremo no sólo es mentira, sino que contribuye a que la visión de nuestro deporte se vea sesgada por la propia ley, que es la que debería ampararnos.

Además este artículo va en contra de la Ley y del PORN que hablan claramente una necesidad de regular si entraña riesgos de afección a especies catalogadas. Nadie ha hecho un estudio de estas especies. Los barrancos están olvidados e importa bien poco el patrimonio natural que exista dentro cuando del PORN se sobre entiende la necesidad de un estudio previo para regular… y sin ese estudio se atreven a prohibir. Lo que hay que aguantar…

Pero lo más importante.

http://www.lexureditorial.com/boe/0506/09213.htm

Ese PRUG está suspendido, por lo que la prohibición no puede aplicarse.

Pese a ello, han comenzado a desequipar algunos barrancos y están prohibiendo la actividad. A eso se le llama tomarse la justicia por su mano.

Quizás no hayan muchos barrancos afectados por esta regulación en Picos de Eurpa, pero hay que entender que todos los Parques unifican criterios y este es sin duda el que más problemas está poniendo para poder practicar la disciplina. Si ellos no la permiten, nadie lo hará.

Esto es lo que hay…

Mail al MMA

"Buenos días. Soy montañero y barranquista desde hace muchos años, pero me han informado de que la práctica del descenso de cañones está prohibida en los parques de Ordesa y Monte Perdido, de Picos de Europa y de Aigües Tortes. Mi pregunta es cómo puedo acceder al informe que justifica este tipo de prohibiciones, así como si existe algún comité técnico que se encargue de revisar estas cuestiones. Y por otro lado, ¿la práctica del barranquismo en torrentes secos también está prohibida en estos Parques?

Gracias por su atención, y espero con interés su respuesta.

Un saludo

Mario Gastón"

Ayer envié este escrito por mail. Es gratis y no ocupa tiempo... ya sabeis, si alguno también quiere resolver dudas:

http://www.mma.es/portal/secciones/contacto/

o

informacionmma@mma.es

Aunque... en fin (suspiro).

Aigües Tortes

El Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici es uno de los que prohibe de forma expresa la práctica del barranquismo. El artículo que lo regula:

25.9 Queda prohibido llevar a cabo cualquiera de las actividades siguientes:

a) Hacer fuego. Excepcionalmente podrá autorizarse el encendido de fuego en los grupos tradicionales de Sant Maurici i Sant Nicolau, previo informe de la administración del Parque y con control del organismo competente. También se exceptúa la quema de restos generados en los aprovechamientos agrícolas y forestales tradicionales, en la zona de protección exterior que se desarrollarán de acuerdo con la normativa vigente, previo informe de la administración del Parque.
b) Arrancar o estropear cualquier elemento de señalización o mobiliario del Parque Nacional.
c) Bañarse en lagos, ríos y torrentes, así como practicar cualquier deporte o actividad acuática o subacuática, incluido el descenso de barrancos.
d) Cualquier estudio o actividad profesional de fotografía, cine o vídeo con finalidad comercial sin la autorización de la administración del Parque Nacional.
e) La entrada de animales domésticos de compañía, sueltos. Son animales de compañía los previstos en el artículo 6 de la Ley 3/1988, de 4 de marzo, de protección de animales.
f) La entrada de cualquier animal doméstico distinto de los previstos en el apartado anterior y de la ganadería sin autorización.
g) Tirar desperdicios y verter cualquier tipo de residuos.
h) Cualquier acción u omisión que vulnere las normas del presente Plan.

Texto completo:
http://reddeparquesnacionales.mma.es/parques/aiguestortes/pdf/prug_aigues.pdf


La redacción tiene tela...
De entrada el barranquismo no es un deporte acuático ni subacuático. Si atendemos las federaciones que recogen la disciplina son:

- Federación de Montaña
- Federación de Espeleología

No hay que ser muy hábil para entender que ninguna federación pertenece al medio acuático. ¿Y por qué tiene esto tanta importancia? Porque existen barrancos de régimen torrencial que sólo llevan agua en puntuales ocasiones. Así pues ¿qué debemos hacer? ¿Podemos barranquear por cauces secos?¿Podemos barranquear por cauces helados? La norma es clara: está prohibido el barranquismo. Con la ley en la mano, podríamos escalar un barranco, pero no bajarlo simplemente por una cuestión semántica.

Y esto no es nada... cuando tenga tiempo, cuelgo Ordesa y Picos de Europa, que son de chiste.

Pedriza

De nuevo una regulación o, mejor dicho, una nueva interpretación de una regulación prohibe el barranquismo en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. El Plan Rector de Uso y Gestión ni si quiera contempla el barranquismo entre sus actividades deportivas y ahora alegan que esa es la causa de la prohibición, la cual por lo que sabemos, ni si quiera ha sido publicada.

Un enlace donde podeis seguir la discursión y los hechos con más detalle.

http://www.barranquismo.org/foros/index.php?topic=2449.0

Denuncias

Una de las finalidades de este espacio es la de demostrar que los cauces necesitan de nuestra defensa. Somos los barranquistas los únicos que podemos vigilar el entorno y denunciar sus agresiones. Aprovechemos pues para denunciar públicamente, de modo gráfico o a través de cartas abiertas, lo que ocurre en nuestros barrancos.

Las pintadas y basuras que podemos encontrar son como no, objeto de denuncia, pero no olvidemos que no sólo se trata del impacto visual. Denunciemos también aquellas agresiones externas, derivadas de obras públicas o de actos realizados por gente, colectivos y organismos ajenos al medio y que aprovechan la oscuridad de nuestras gargantas como vertedero.

Para envío de fotos y escritos: teropus@hotmail.com

Adjuntar con el material información del barranco, fecha de la fotografía y todos aquellos datos que nos puedan facilitar información sobre el origen de los hechos.

Liberemos nuestros cauces

A menudo se hacen plataformas para reivindicar derechos o denunciar actitudes que atentan contra el derecho fundamental y el sentido común. Creo que también los que amamos la naturaleza y que además nos sentimos especialmente ligados a sus cauces tenemos derecho a manifestar lo que consideramos un ataque directo a nuestro patrimonio natural y al derecho de conocimiento, de difusión y de protección del mismo.

Actualmente la figura de Parque Nacional, así como la de Patrimonio de la Humanidad (UNESCO) son catalogaciones que en su día implantó el hombre con el ánimo de proteger nuestra naturaleza de sí mismo. Es fácil entender que los intereses de la adminstración casi nunca han ido ligados a los intereses ecológicos y ese es el verdadero fundamento de estas regulaciones. Es decir, la Unesco no protege los montes de los montañeros, sino de las administraciones y sus especulaciones, de sus caminos, de su urbanismo y de sus negocios a pie de montaña, de río y de mar. Es por ello que no entendemos porqué la administración aprovecha este tipo de regulación para prohibir a los montañeros disfrutar de la naturaleza en cualquiera de sus dimensiones. Pues es un acto de hipocresía el hecho de hacernos creer que somos nosotros el peligro y el objeto de las mismas.

Así pues, los Parques Nacionales de Ordesa y Monteperdido, de Aigües Tortes, así como de Picos de Europa han incluido dentro de sus prohibiciones la práctica del barranquismo, un deporte cuyo objetivo fue desde un principio la exploración y difución del medio. Hasta hace poco, los cauces estaban inexplorados por la inexistecia de una formación específica y segura. Hoy en día España se erige como cuna del barranquismo en todo el mundo y es el foco de atracción de cientos de exploradores que vienen a nuestro pais a descubrir nuestras gargantas.

Sin embargo, la actividad también ha derivado en un aspecto menos deportivo, del cual se está nutriendo ampliamente el sector turístico a través de actividades de "aventura" con un marcado componente lúdico.

Los barranquistas que venimos de la montaña y de la espeleología no compartimos esta forma de entender los barrancos y pese a que defendemos la difusión del medio y el acceso de cualquier persona, reivindicamos nuestra consideración como deportistas y montañeros. No porque alguien vista un neopreno y lleve un arnés, podemos considerarlo barranquista, de la misma manera que no porque alguien lleve unas botas y una cantimplora, es un montañero. Nuestro fin se justifica en que la difusión y el conocimiento del medio forma parte de nuestra cultura y es un recurso fundamental para poder detectar los problemas de nuestros escosistemas, ya que son los cauces de los barrancos auténticos termómetros biológicos. Así pues los barranquistas somos en nuestro medio especialistas, y como tales sentimos la obligación de defenderlo de sus amenazas que en contadas ocasiones proceden de los propios barranquistas y que en su mayoría vienen del exterior en forma de vertidos urbanos, purines, infraestructuras, acondicionamientos turísticos, la masificación, etc, etc, etc…

Por eso sentimos como una ofensa y como una burla estas prohibiciones que ya en su redacción demuestran el total desconocimiento del medio. Una muestra de ello es la existencia de prohibicion del barranquismo en zonas donde ni si quiera existen barrancos, o el de englobar la actividad dentro del grupo de deportes acuáticos, cuando muchos cauces son secos (pueden serlo la gran mayoría en las áreas más meridionales) o simplemente se congelan en invierno.

Si dentro de una montaña, regulamos con una protección más revera los cauces, es porque el mismo debe ser considerado al margen de su entorno, por sus características propias y su sensibilidad ante alteraciones antrópicas. Pero entonces… ¿porque no se aplica esta misma regla al resto de nuestros cauces? ¿A caso ríos como el Vero no merecen ser tratados al margen de su entorno (que de por sí es admirable) y gozar de la misma protección que estos cauces que por estar dentro de los límites de una parque nacional sí “disfrutan”? ¿A caso el impacto medio ambiental y sus consecuencias no son igualmente graves? Es fácil la respuesta, pero es la propia administración quien con su doble moral permite la masificación de sus cauces, acondiciona parquings y publicita el barranco como objeto turístico de obligada visita. Las claves para entender todo esto tienen un punto de encuentro en algo que llamamos Euro. Porque el Vero mueve toda una economía de turismo activo, al igual que los descensos cercanos y de fácil acceso, ideales para meter a turistas en su interior. Estamos hablando de cientos de personas al día con el consiguiente impacto natural.

Así pues, vemos con impotencia como un mismo medio, con una misma riqueza natural y un patrimonio digno de las más estrictas medidas de conservación, es aniquilado por la sobreexplotación y por una masificación amparada y fomentada por la misma administración que prohibe los descensos dentro de los parques nacionales. Estos últimos no están al alcance de todo el mundo pues no son viables para el turismo activo y exigen de nivel técnico y un profundo conocimiento de la disciplina y del medio que lo rodea. Son barrancos que jamás se verán amenazados por la masificación… por eso mismo, son barrancos que no van a dar dinero.
¿Como podemos entender que no se permita la práctica del barranquismo dentro de un parque nacional y se permita la masificación fuera de ellos? De nuevo la respuesta está en el Euro. Abrir las puertas del barranquismo supone un gasto porque exige de una gestión adicional. Es muy cómodo prohibir un descenso, ampararse en el ánimo de protección y de esa manera sacudirse los problemas de gestión que la actividad podría ocasionar. Pero no olvidemos que el Parque y su Dirección es un órgano gestor y que su misión es precisamente esa, la de gestionar, la de trabajar para permitir a todo el mundo el acceso a estos espacios sin que ello suponga una amenaza para el entorno. Para eso les pagamos. Así pues lo único que pedimos es que la administración cumpla con su obligación y que no se escude en estas medidas, pues todos sabemos que no son cruzados de la ecología y que basta con ver un Euro sobre la mesa para que cambie su actitud. Que no nos engañen ni confundan.

Los cauces son bestias en letargo. Muchos entran en crecida varias veces al año, se congelan o en el estío, se secan. Parajes como Ordesa están sometidos a ciclos de extremos y es difícil entender que el paso de un ser humano deje cualquier huella que no sea capaz de borrar una avenida. Sin embargo, no es nuestra la capacidad ni la obligación de realizar un estudio de los cauces y su posible impacto medioambiental, sino de la propia administración la cual, pese a hacernos creer que está profundamente sensibilizada, no ha sido capaz en 20 años de elaborar un informe serio que justifique una prohibición tan severa y que limita varios de los derechos fundamentales de los ciudadanos, entre los que se encuentra el derecho a defender nuestro patrimonio natural y cultural.

Por ello se redacta esta carta. Nadie entendería que un montañero fuera una amenaza para una montaña, de la misma manera que un barranquista no lo es para un cauce. Ambos nos movemos en un medio que consideramos fascinante y lo defendemos con el mismo entusiasmo. Es hora ya de reivindicar un cambio en la actitud hacia los barranquistas, pues desde hace tiempo que venimos soportando la humillación de sentir que el mundo nos mira como si fueramos una amenaza. Ya está bien soportar como una adminstración habrienta de especulación nos dice cómo debemos conservar nuestro medio. Ya está bien...

Pues si los cauces deben estar protegidos, somos los barranquistas los primeros ya no en respetarlo, sino en defenderlo.

Por la liberación de nuestros cauces
PD: Si estás conforme con lo que aquí se dice, por favor, difunde esta carta.